martes, 5 de agosto de 2008

Margharita, un sol en blanco y negro.

Cuando Juan y yo concebimos este blog, fue con idea de mostrar la cara amable de los felinos, no solo de los nuestros, ya que blogs de denuncia existen muchos y mejores. Hay muchos tópicos en torno a los gatos, muchos de ellos no pueden ser más erróneos, como el que un gato callejero no puede adaptarse a la vida hogareña, que son salvajes y ariscos, y ahí tenéis a Flori, que parece haber nacido en los confines de esta casa Lo cierto es que algunos gatos independientemente de donde haya nacido son muy sociables y buscan la compañía humana, les gusta sentirse mimados y seguros bajo techo. Aunque parezca de perogrullo, no lo es tanto, conozco a algunos hermanos de mi Piscialetto que te arañarían de arriba a bajo antes de dejarse coger ... Toda esta seudo-reflexión viene a cuento de que os quiero hablar de Margharita, una gata de dos o tres años, que aunque vive en la calle sueña con tener un hogar y un amito a quien dedicar sus ronroneos. No es un caso especialmente trágico, ya que hay gente que vela por ella, de hecho tiene el chip y está esterilizada (de ello se encargó Raquel a través de una de las campañas de esterilización del Ayuntamiento) y desparasitada (de esto último me encargué yo), además también se le deja agua y comida cerca. Hasta hace poco se refugiaba en un taller de reparaciones de automóviles, de ahí que esté especialmente sucia, sin embargo ya no la dejan entrar y anda como perdida buscando un refugio. Alguna vez se ha quedado encerrada todo el fin de semana en unos almacenes próximos y es fácil encontrarla durmiendo la siesta bajo un coche.
A pesar de todo esto te parte el corazón ver como se te acerca corriendo y se acaricia entre tus piernas, te ronronea y te maulla buscando tu atención. Cuando le das comida primero busca tus caricias en señal de agradecimiento y después empieza comer sin perderte de vista, pero no es desconfianza sino más bien temor a que la vuelvas a abandonar.


Yo ya he cubierto el cupo de animales caseros ... pero quizás alguno de vosotros podríais acogerla o aún mejor, adoptar a este cielo, es algo de lo que no os arrepentiríais en la vida. Tanto amor y dulzura debería tener una recompensa ¿no creéis?.

4 comentarios:

Azhra~Mingurriadas dijo...

Que preciosidad... jo es una pena no poder darle hogar a todos los gatitos que estan sin él.... y más cuando son tan necesitados de cariño.

Muchos besitos guapa.

Cadizfelina dijo...

Sonia, estamos diseñando un tríptico felino informativo para repartirlo y dejarlo en veterinarios, tiendas amigas y demás, en una sección hemos puesto: Gatos en adopción y ahí está Margharita junto a otros pobres. Hemos puesto como contacto para ella tu email ¿vale?

MATTIE dijo...

Hola Sonia, estas cosas me pueden yo no tengo sitio para mas animales y se me parte el corazon, Saluditos.

Ericilla dijo...

Ha podido ser adoptada ya?