domingo, 19 de abril de 2009

Despropósitos

Son frecuentes en el mundo animalista, a decir verdad es una de sus mayores sombras. A menudo después de un despliegue de recursos y energía, los resultados se diluyen en la nada. Es lo que ha ocurrido con Salem, a pesar de que ya tenía adoptante, desapareció y no hemos vuelto a saber de él. No es una zona especialmente peligrosa, así que aún cabe la esperanza de que esté bien, de que le haya llegado el celo y se haya desplazado buscando gata ... ojalá, ojalá siga buscando mimos y obteniéndolos.
También es todo un despropósito lo que ha ocurrido con Junior, el gatito de las hermanas, al final enfermó de leucemia ... La vida en la calle es dura, muchos prefieren engañarse diciéndo que los gatos son animales que deben vivir en libertad, que la calle es un hábitat más adecuado. Bobadas, son animales domésticos desde hace demasiados siglos, no es un trigre, ni un oso, son animales modificados por siglos y siglos de domesticación, que han ido desarrollando lazos de dependencia con respecto al ser humano, que en mayor o menor medida necesitan de cuidados ... Tanto los que rodean de leyendas y poesía de saldo el mundo felino, como los que los ven como una plaga y origen de superticiones (la traída y llevada toxoplasmosis entre ellas), son especialmente dañinos para unos seres que sólo quieren el lugar que les corresponde.
A veces sueño despierta, y creo que llegará ese día en el que comprendamos que no somos los amos del mundo, que también nos corresponde un lugar, que dejaremos de imponernos, que respetaremos el espacio del otro, en fin, que comprenderemos todas las acepciones de nuestra humanidad.

1 comentario:

Marta dijo...

Cuánta razón tienes. A ver si aparece Salem porque me había encariñado con este gatito y me haría tan feliz ver uno de esos finales felices...